LA CIUDAD QUE HABITO

LA CIUDAD QUE HABITO

domingo, 1 de febrero de 2015

La mañana



 Imagen M14


Hubo un tiempo, en el que vivía de noche
los neones y la penumbra formaban parte de mi existencia
pero, una vez, descubrí los amaneceres
y más tarde, la mañana...

Fue algo sorprendente y maravilloso
todo un descubrimiento
la luz del día y el nuevo tiempo...
me gustaba la mañana.

Sin dudarlo, hice un trato con el destino
y un amanecer, de tonos dorados, anunció una nueva era
el camino se convirtió en muchos caminos
y estos, en multitud de pequeñas sendas.

La mañana era algo nuevo, algo grande
y poco a poco iba cambiando mi existencia
hasta que un día descubrí, con el tiempo,
que la mañana siempre había estado ahí.


Imagen M15


No hay comentarios:

Publicar un comentario